PREPARE TO LIVE YOUR DREAM!

Educación Especial (Identificación de Niños)

Programas y servicios para niños/as con discapacidades

La escuela Roberto Clemente, en compañía de los padres, determina el tipo y la intensidad de la educación especial y de los servicios relacionados que un niño/a particularmente necesita, basándose exclusivamente en un programa único de educación especial y servicios relacionados que la escuela desarrolla para ese niño/a. Este programa es llamado un Plan de Individualizado de Educación — el IEP — y éste es diferente para cada estudiante. Un equipo para IEP está compuesto por educadores, padres, y otras personas con una experticia especial o con familiaridad con el niño/a. La conformación del equipo IEP esta dictaminada por la IDEIA 2004. Los padres del niño/a tienen derecho de ser notificados y de que se les ofrezca participación en todas las reuniones desarrolladas por el equipo IEP. El IEP es revisado tan a menudo como las circunstancias lo ameriten, sin embargo es revisado al menos anualmente. La ley requiere que el programa y la locación del niño/a, tal como se describe en el IEP, deben ser calculados razonablemente para asegurar un beneficio educativo significativo para el estudiante. En conformidad con la IDEIA 2004, existen situaciones en las que la escuela puede realizar una reunión del quipo de IEP si los padres se reúsan o no asisten a las reuniones programadas por el mismo. Los  IEP contienen generalmente: (1) una declaración de los niveles reales de logro académico y desempeño funcional; (2) una declaración de las metas anuales medibles, establecidas para el niño/a; (3) una declaración de cómo el progreso del niño hacia el logro de las metas anuales será medido y cuando los informes periódicos serán proporcionados; (4) una declaración de educación especial y servicios relacionados  y de ayudas y servicios complementarios y una declaración de las modificaciones del programa o apoyos para el personal de la escuela que deban ser proporcionados en su caso; (5) una explicación de la duración, en su caso, una explicación para que el niño/a no participe con niños/as sin discapacidades en las clases y actividades regulares; (6) una declaración de cualquier acomodación individual apropiada que sea necesaria para medir los logros académicos y el desempeño funcional del niño en las evaluaciones estatales y de la escuela; y (7) la fecha proyectada para iniciar los servicios y las modificaciones, y la frecuencia esperada, la ubicación y la duración de dichos servicios y sus modificaciones. Los servicios de educación especial son proporcionados de acuerdo a las necesidades educacionales del niño/a, mas no a la categoría de su discapacidad.

Los tipos de servicio que deben estar disponibles, dependiendo de la discapacidad del niño/a incluyen, pero no se limitan a: (1) apoyos para el aprendizaje; (2) apoyo para las habilidades para la vida; (3) apoyo emocional; (4) apoyo físico; (5) apoyo para autismo; y (6) apoyo para múltiples discapacidades. Los servicios relacionados son diseñados para permitir que el niño participe o acceda a su servicio de educación especial. Ejemplos de servicios relacionados que un niño/a puede requerir incluyen, pero no se limitan a: terapia de habla y de lenguaje, transporte, servicios de enfermería en la escuela, remisiones a orientación o a entrenamientos. La escuela Roberto Clemente asegura que los niños/as con discapacidades son educados por el mayor tiempo posible en ambientes de educación regular o en los “ambientes menos restrictivos”. En la máxima medida apropiada, los estudiantes con discapacidades son educados con estudiantes que no tienen discapacidades. Las clases especiales, que separan la enseñanza o realizan otro tipo de retiros para los estudiantes con discapacidades de los ambientes generales de educación, tienen lugar únicamente cuando la naturaleza o la severidad de la discapacidad es tal, que la educación en ambientes generales de educación, incluso con el uso de ayudas y servicios suplementarios, no se puede llevar a cabo satisfactoriamente.

Los programas y servicios disponibles para los estudiantes con discapacidades, pueden incluir: (1) ubicación en clases regulares con ayudas y servicios suplementarios provistos de lo necesario en dichos ambientes; (2) ubicación en clases regulares la mayor parte del tiempo posible con un servicio itinerante de profesor de ayuda o de educación especial tanto dentro como fuera de los salones de clase regulares; (3) ubicación en clases regulares la mayor parte del día con instrucciones proporcionadas por un maestro de educación especial en un salón especialmente diseñado; (4) ubicación por tiempo parcial en clases de educación especial. Algunos estudiantes pueden ser elegidos para que se amplíen los servicios del año escolar  según las necesidades determinadas por el equipo de IEP de acuerdo con las regulaciones del capitulo 711.

Comenzando no mas tarde que el primer IEP entre en vigor cuando el niño/a tenga 14 años, o con menos edad, si es determinado apropiado por el equipo IEP, y es actualizado anualmente, a partir de entonces, el IEP debe incluir metas apropiadas postsecundarias más los servicios de transición necesarios para ayudar en el alcance de dichas metas.  La escuela Roberto Clemente debe invitar al niño/a las reuniones del equipo IEP en las que el plan de transición es desarrollado. Comenzando no más tarde que un año antes de que el niño/a alcance los 21 años, edad de mayoría para los propósitos educativos según la ley de Pensilvania, el IEP debe incluir una declaración que diga que el estudiante sea informado de sus derechos, que en su caso, serán transferidos al estudiante cuando tenga una edad de 21 años.  

Servicios para proteger a estudiantes con discapacidad

Otro de los servicios de educación especial bajo la sección 504 del acto federal de rehabilitación de 1973, dice que algunos niños en edad escolar con discapacidad que no cumplen con los criterios de elegibilidad antes mencionados, deben sin embargo ser elegibles para una protección especial y para recibir  adaptaciones y acomodaciones en la enseñanza, en las instalaciones y en la actividad. Los niños tienen derecho a dichas protecciones, adaptaciones o acomodaciones si tienen una discapacidad física o mental que limite sustancialmente o impida su participación o su acceso a algún aspecto del programa escolar y que de otra manera reúna los requisitos conforme a las leyes aplicables. La escuela Roberto Clemente debe asegurar que los estudiantes con discapacidad que estén cualificados tengan las mismas oportunidades de participar en el programa escolar y en las actividades por el mayor tiempo apropiado posible para cada estudiante individual. En conformidad  con las leyes federales y del estado aplicables, proveemos a cada estudiante cualificado y cubierto por la ley, que tenga alguna discapacidad, sin ninguna discriminación o costo para el estudiante o la familia, las ayudas, servicios y acomodaciones relacionadas a su condición y de las cuales tenga necesidad para tener una oportunidad igual de participar y de obtener los beneficios del programa escolar y de las actividades extracurriculares por el máximo tiempo apropiado posible para las habilidades del estudiante y por el tiempo requerido por las mencionadas leyes. Estos servicios y protecciones para los “estudiantes discapacitados cubiertos por la ley” deben ser distintos de aquellos que están aplicando para ser elegibles o que piensan ser estudiantes elegibles. La escuela Roberto Clemente o los padres deben iniciar una evaluación si creen que un estudiante es un estudiante con discapacidad cubierto por la ley.